Internacionalización

La internacionalización es el proceso de diseño de un producto para que el mismo pueda adaptarse a varios idiomas y regiones sin cambios de ingeniería. Ello asegura que el producto funcione en más de un idioma.

Antes de que un producto pueda ser debidamente localizado, debería ser internacionalizado para que pueda manejar múltiples idiomas y convenciones culturales, como por ejemplo formatos de horarios y fechas, caracteres de doble byte, soporte para monedas internacionales, etc. La internacionalización también incluye el diseño de un producto para alojar la expansión del texto que tiene lugar en muchos idiomas además del inglés. Tales consideraciones deberían incorporarse en el producto desde la etapa inicial del diseño, ya que una adaptación posterior a los fines de la localización puede resultar un proceso costoso y requerir tiempo adicional.

 

ORIGENES Y DESARROLLO

 

Tal vez a la internacionalización productiva la podemos enmarcar en esos hechos, teorías, personajes, en fin en esa parte de la historia de la humanidad y en nuestro caso en la historia económica, que no tienen un origen claro y sencillo, ni una fecha concreta en la que se pueda decir que es su principio. Su origen se puede concretar, de la manera más aproximada, en la segunda mitad del siglo XIX. Cuando las grandes empresas de los países más industrializados se lanzaron a controlar los yacimientos de materias primas, existentes en otros países, de los que ellas eran clientes. De esa forma pasaron a convertirse en propietarios de sus propios yacimientos de materias primas y así abaratar costes. Lo que estas empresas no sabían es que gracias a este hecho se inició la industrialización productiva, el fenómeno que revolucionó la economía mundial. Este modelo de primitivo de internacionalización productiva era muy simple ya que las empresas solo se internacionalizaban para conseguir materias primas a menos coste, más adelante las empresas transladaron su producción a países extranjeros para conseguir entrar en los mercados exteriores sin tener que pasar por aranceles o medidas proteccionistas que les impedían mantener fluidas relaciones comerciales con ese mercado.

Una gran causa de la proliferación de la internacionalización productiva fue la creación de las sociedades anónimas que tenían muchísimo capital liquido y necesitaban invertir para convertir esa liquidez en un aumento de la producción o lo que es lo mismo siguiendo la condición de existencia del capital, para reproducirse. Y tal vez al ver que esas nuevas sociedades anónimas eran muy rentables los pequeños inversores empezaron también a meter sus ahorros en el mundo bursátil pero estas empresas pronto vieron una pared en sus inversiones y era la falta de demanda y el exceso de liquidez ya que no encontraban sitios donde invertir esta desmesurada cantidad de dinero que tenían. De este modo y gracias a estas causas en 1929 se llegó a producir el mayor desastre bursátil de la historia el crack de 1929 que no fue otra cosa que la gota que colmó el vaso de la crisis iniciada una década atrás y al que de manera errónea e ignorante, como ocurrirá más adelante con la crisis de 1979 que después explico, se le culpa totalmente de los durísimos años 30 que fueron solventados con el mayor conflicto bélico hasta nuestros días laII Guerra Mundial. El periodo de entreguerras no fue muy favorable para la internacionalización productiva puesto que la inflación y el paro eran un gran problema en los años 30, también las políticas proteccionistas de los diferentes paisesno ayudaron en este proceso poniendo trabas inexpugnables para que no entrara capital extranjero en su territorio. Esto fue un duro golpe o un retroceso en la historia de la internacionalización lo que demuestra que este proceso no es continuo ni homogéneo. Ciertamente podemos poner un punto de inflexión en la historia de la internacionalización productiva, podíamos decir que a partir de la II Guerra Mundial la economía mundial cambia de manera transcendental, es posiblemente un cambio relativo que consigue cambiar la realidad. Tras el acontecimiento bélico más importante del siglo XX, incluso de la historia mundial, la humanidad reflexiona sobre si los modelos de la época (tanto sociales, económicos como políticos) necesitan un cambio radical. Uno de los puntos algidos de esa reflexión es el orden mundial y las relaciones mundiales para que no vuelva a ocurrir un acontecimiento tan cruel como la segunda gran guerra, que pareció que la humanidad no escarmentó de la primera Guerra Mundial.